Numerar los ombligos no tiene sentido si lo que temíamos se nos aparece tambien en esta especie de ritos cotidianos donde intentar  trastocar un recorrido que nos sabemos de memoria (la piel se repite siempre).