No nos podemos deshacer de nuestra mirada ininterrumpida, pero, qué pasaría si intentaramos leer todos los mensajes contenidos en cien metros de una calle cualquiera